miércoles, julio 11, 2007

CUESTIÓN DE HÍGADO

El canto de la ópera “Le Rois d’Ys” de Edouard Lalo es perjudicial para el hígado, sobre todo si la mencionada víscera se ubica en el cuerpo de Montserrat Caballé. Al menos esta conclusión es la que se desprendía del parte médico de la magna cantante, recitado de oídas por el director del evento al inicio del ensayo de ayer. A partir de este percance circularon dos noticias entre los los atriles de la orquesta: una buena y una mala. La buena es que han encontrado a otra soprano con el hígado a prueba de Lalo; la mala: sólo dispone de tres días para aprenderse el papel.

Por otra parte, el director desperdició el ensayo tratando de convencernos de que la música incrustada por Lalo en esta partitura era maravillosa, pero fracasó en el intento con el mismo estrépito de Wagner periférico contenido en “Le Rois d’Ys”, cuyas melodías te convencen sobre la idoneidad de la guillotina como método para arrancarles la cabeza a todas las monarquías de ficción.

Perdimos, en fin, a la Caballé, pero nos queda Josep Carreras, la magna voz cuyo nombre obvié ayer, de quien el próximo viernes los sinfónicos del Vallés seremos su sombra en el Festival de Cap Roig. En este caso dirige David Giménez Carreras, nuestro director titular y sobrino del excelso tenor, aunque después de ensayar su versión de “La vida breve” de Falla, toda la orquesta duda de que sea este el orden de los factores que lo describen. Suerte de que los sinfónicos del Vallés tenemos hígados para soportarlo todo.

3 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

¡Qué bueno es usted cuando es malo! ¡Aún mejor que cuando es bueno!

El espía de Mahler dijo...

Gracias, Gregorio, usted siempre visita este blog en el momento oportuno. ¡Qué lujo!

arrebatos dijo...

Me gusta esta forma que tiene ud. de plantear dudas con la respuesta "incrustada" en ellas.
Muy bueno y muy malo.