domingo, febrero 03, 2008

VENTANA

Tres tentativas de contraseña para abrir las entrañas de este blog han resultado reveladoras para descubrirme la magnitud del tiempo transcurrido desde la última vez que dejé mi huella impresa en este lugar. Incluso he olvidado si ese rastro pertenecía a un zapato o a una alpargata. El caso es que entre el postgrado en Gestión de Empresas Culturales, la producción de una Historia del soldado, de Strawinsky, y la confección, y nunca mejor dicho, pues coso y y remiendo partituras, de un programa de música de películas para quinteto de cuerda, con proyecciones incluídas, no me quedan horas para arrancar de este jardín las malas hierbas de mi ausencia.

Estas palabras no aspiran a borrar la sensación de abandono que impera en este lugar, son sólo una ventana abierta para que huya el olor a cerrado de esta casa y, sobre todo, un recurso de urgencia por donde yo pueda colarme cuando ya no pueda recordar la contraseña de entrada al hogar de "El espía de Mahler". Nos vemos cuando el tiempo se canse de perseguirme .

4 comentarios:

Fernando Vasconcelos dijo...

Como se diz em português : Tens todo o tempo do Mundo. Boa sorte para a produção de Stravinsky. Gostava de poder ver ... Abraços de Portugal.

Isa S.B dijo...

La clepsidra, siempre inundandolo todo, y claro luego hay que centrifugar y secar y uno acaba olvidando hasta las llaves.
Afortunadamente no te ha ahogado y como recompensa tendremos a Stravinsky y quinteto de cuerda ¡de película!
Saludos.

El espía de Mahler dijo...

Gracias, Fernando.
Un abrazo
Jordi Cos

El espía de Mahler dijo...

Eso espero, Isa. Que esos conciertos sean de película.

Besos